martes, 7 de octubre de 2014

¿Qué esperamos de los profesores y la escuela?




Foto tomada de: sloyu.com/blog/blog/2011/05/23/elegir-escuela

Me enseñaron (hace mucho tiempo ya, ¡espero que no haya cambiado!) que en la educación de un niño había tres pilares básicos: su familia, su escuela y su entorno (o sociedad) en la  que se encuentra. Además, aprendí que estos tres agentes educadores debían funcionar como un todo armónico que va proponiendo distintas experiencias para que los pequeños vayan descubriendo el mundo y se vayan preparando para vivir en él.

Pero, esto... ¿es realmente así?

Yo siento que no. Siento que todos, por muy diversos motivos, hemos ido delegando en la escuela y por ende en los docentes, todos los procesos educativos que tenemos que ofrecerles a los niños.

Paremos un momento y tratemos de ver algunas de estas tareas que hemos delegado en la escuela. 
Empecemos por lo que podemos llamar la sociedad. De casi todos los problemas sociales que nos encontramos (drogas, alcoholismo, violencia, hábitos saludables...) buscamos la causa en la educación (que no digo que no sea así, ¿eh?), pero el siguiente paso es decir: "que se trabaje en las escuelas" e inmediatamente elaboramos programas de intervención, campañas, etc., para que los docentes lo trabajen en el aula (en el mejor de los casos, ONGs e Instituciones ofrecen personal para desarrollarlos).
Aquí tenemos ya una lista bastante larga de temas: educación para la salud, prevención de hábitos nocivos, sexualidad,...

Sigamos pensando: ¿qué les piden las familias a la escuela? Pues he encontrado que desde llevar un seguimiento exhaustivo de lo que ha comido un niño, hasta enseñarles a pedir las cosas por favor y a dar las gracias, la lista de cosas que debe enseñar un maestro es muuuuuyyy larga, pasando por
temas como la igualdad de género, el respeto a los demás, el esfuerzo, la cooperación, la sexualidad... 
Los niños deben llevar a la escuela y al instituto una mochila no sólo cargada con libros sino con unas bases educativas (y no me refiero a los conocimientos) que se desarrollarán y potenciarán en ella, pero que es trabajo de todos: padres, madres, abuelos, tíos, vecinos...: todos somos ejemplo y modelo para los más pequeños.
La base de la educación empieza en la familia y desde el minuto uno en el que bebé llega a este mundo.

Por otro lado, le pedimos a la escuela que enseñe todo esto, pero... ¿qué valor, qué importancia, qué autoridad le conferimos a los docentes? Lo dejo aquí para que penséis un poco y seguiremos en otro artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada